Buen debut de Los Fénix en Liga Oro

Crónica: Arturo González (Tury) Fotos: Tino y RFEP

Este fin de semana llegaba la recompensa a un año entero de esfuerzos, sacrificios y trabajo duro: por fin nos tocaba debutar en Liga Oro, recién ascendidos de Plata. Nos presentábamos en Valladolid con numerosas bajas: Matias Gath, Lucas Gath, Quique Castaño, Max Deckert y Jeremy Frohlich, los cuales se han ido al extranjero por motivos laborales (menos Jeremy, que ya le tocaba volverse a Canadá), y Dani Sanchez e Iker Etxarte, que este año han decidido tomar su propio camino y no seguir con nosotros. Por contra, tenemos un par de incorporaciones: por un lado, Nico Chiaravalloti, un fichaje llegado desde tierras argentinas, y por otro, Jorge Herranz, una de las perlas de la cantera del CPL Madrid.

El primero de los partidos lo jugábamos contra el CPILC, un recién descendido de Liga Élite, del cuál no sabíamos muy bien qué esperar, ya que se habían pasado una temporada entera en la más alta categoría del hockey nacional, pero con pobres resultados. El segundo, contra un viejo conocido, el Sant Andreu, al cual ya nos enfrentamos hace dos años en la Copa del Príncipe, donde tan sólo pudimos demostrar que estábamos haciendo un gran papel, pero quedándonos a las puertas, rozando la victoria en la final.
CPL Madrid Fénix 4 - 3 CPILC Playas de Oropesa

Llegaba la hora de la verdad, de demostrar que el ascenso a una categoría superior no había sido en vano, y que nos lo merecíamos. Con Salva Rodrigo en portería, empezamos el partido sorprendentemente bien, dominando el juego, y haciendo trabajar muy duro al portero contrario, del cual hay que decir que realizó un papel sobresaliente, y que de no haber sido por él, el número de goles a favor nuestro habría sido mucho mayor. 

Pero como nos pasaba el año pasado, aunque esta vez con algo más de esfuerzo, poco a poco, llegábamos con más frecuencia a la portería contraria, y, a los 5 minutos, Juan marcaba el primer gol de este club en la categoría más alta en la que ha jugado. Un minuto más tarde, el entrenador-jugador, Carlos Zbroinski, tras una gran jugada individual, de revés por la escuadra, conseguía subir el segundo gol al marcador. Tras una inferioridad muy bien aguantada por el equipo, con intervenciones muy seguras por parte de Salva, llegaba el tercer gol de los Fénix, y esta vez sería uno de la casa el que se encargó de hacerlo; Poke (Damián Merino), tras un disparo raso, batía por debajo de las piernas al portero contrario. 

Poco a poco, el equipo se fue relajando, y fruto de esta relajación, el dominio del puck fue cayendo de parte del CPILC, y también las oportunidades. Así, el equipo castellonense inauguraba su marcador. 

De esta manera se llegaba al descanso. Y nos daba para pensar en que no debíamos relajarnos y seguir por el mismo camino por el que habíamos jugado en la primera parte. Por ello, nada más comenzar la segunda parte, seguimos intentando el cuarto gol, y, tras una gran asistencia de Alex Medrano, Carlos anotaba el cuarto gol, el segundo en su cuenta particular. 

Con el 4-1 volvimos a caer en el error de relajarnos, y así llegaron, en menos de dos minutos, dos goles por parte del CPILC. Pero, aunque si que bajamos algo los brazos, seguíamos contando con Salva en portería, el cual aguantó varias veces las embestidas del equipo rival; también hay que destacar la gran firmeza de una de las dos nuevas incorporaciones de este año: Jorge. 

Aunque, como ya muy de costumbre, nos tocó sufrir al final del partido, conseguimos la primera victoria en nuestro debut en la Liga Oro con un muy buen juego, con intensidad, y poniendo el puck en portería. Buen debut. Primeros tres puntos del Club en la máxima categoría.

Ahora tocaba descansar, y concentrarse para el segundo partido. 


AE Sant Andreu 2 - CPL Madrid Fénix 2

Después de las buenas sensaciones que nos había dejado el primer partido disputado, afrontábamos el segundo con bastantes ganas. 

Esta vez no controlamos la pastilla tanto como nos hubiera gustado, ya que el equipo catalán sabe defenderse muy bien, y más aún cuando tienen el dominio del puck, con un patinaje muy rápido, y una muy buena colocación en pista, con el incansable Ramón Marti a la cabeza. 

Pronto se nos ponían las cosas en contra, con una inferioridad, pero que con un buen planteamiento y una buena colocación, supimos aguantar. Y, acto seguido, con los cuatro jugadores en pista de nuevo, nos pusimos por delante en el marcador; Carlos, aprovechando una pequeña confusión en la portería contraria, batió al portero contrario por debajo de las piernas. 

Aunque estábamos por delante en el marcador, se notaban un poco los nervios, y tras un pequeño fallo de coordinación en defensa, un jugador del equipo catalán ponía el puck en la escuadra, sin que poco se pudiese hacer en contra. Con este gol, el Sant Andreu se vino arriba, y aprovechando un ataque nuestro, lanzaron una rápida contra de 2 contra 1, en la que ni Nico, como último jugador, ni Tury (Arturo González), pudieron hacer nada. Nos íbamos al descanso abajo en el marcador. 

Caras largas, pero aún teníamos un tiempo entero para darle la vuelta al marcador. Y con tal propósito saltamos de nuevo a la pista. Aunque en la segunda parte no ocurrieran demasiadas cosas a destacar, si que hay que decir que se vio uno de los partidos más intensos de los que este equipo ha jugado en categoría nacional, a la altura de la final de la Copa del Príncipe de hace dos años; con los nervios a flor de piel, fue el más joven del equipo (Jorge) el que no pudo contenerse y, tras un rifirrafe con un jugador contrario, tuvo que estar dos minutos en la nevera. 

A falta de 2 minutos y medio para el final del partido, Carlos pidió un tiempo muerto para decirnos la estrategia a seguir para estos últimos minutos. Aunque hay veces que no funciona, esta vez recurrimos a la táctica de sacar al portero, y, a falta de 25 segundos para el final del encuentro, Nico recogió el puck en nuestra zona, y subiéndolo hasta el campo contrario, con Salva gritando "ponla en portería", con Alex Corbella y Adrián Cáceres haciendo pantalla al portero contrario, hizo caso a Salva: el puck entró por toda la escuadra. Otro argentino salvándonos los muebles...¡¡Qué bueno que viniste, pibe!!


Lo mejor


Así, conseguíamos llegar al final de nuestra primera sede en Liga Oro sin haber perdido ninguno de los partidos y con 4 de 6 puntos posibles. 

Desde mi punto de vista, lo único malo que se puede decir del equipo ha sido la falta de adaptación a la categoría, ya que este año se nos va a exigir mucho más en cuanto a forma física, intensidad, coordinación y mucho, mucho control de puck. Hay que ponerse las pilas.

En cuanto a lo bueno (que creo que ha habido bastante más bueno que malo), que aunque nos falte mucho camino por andar, no hemos podido empezara a hacerlo con mejor pie. Buenas sensaciones y muchas ganas de seguir dando de qué hablar en el hockey nacional. 

Mención a parte merece el pequeño del equipo, que aunque en su DNI ponga que es el más joven, ha demostrado de largo que los de abajo vienen pidiendo paso. Jorge Herranz, con sus ganas de jugar, su intensidad patinando, y su incansable actitud, hizo que el equipo no bajase los brazos en ningún momento. Gracias crack, ¡¡y bienvenido!!

Poco más que añadir (que no ha sido poco)...

A los pequeños (y no tan pequeños) del club que lean esto: aquí tenéis el ejemplo de que con esfuerzo se pueden conseguir grandes cosas. 

¡¡¡Vamos Fénix!!!

Entradas populares de este blog

Jornada de Liga Madrileña.Si esto enseña nuestro deporte entonces vamos bien.