martes, 28 de febrero de 2017

Sede de Plata: Rozamos el abismo pero al final mantuvimos la esperanza en nosotros mismos


Sede muy complicada la disputada por nuestros chicos de Plata. Nos deja en una situación delicada en la Liga, pero al menos la acabamos con optimismo y buenas sensaciones que mantiene la esperanza de remontar, queda casi toda la segunda vuelta.

Podíamos empezar quejándonos de lo ocurrido antes y durante la sede. Podríamos decir que inexplicablemente nos encontramos con que dos días antes de la sede se nos cambiaban completamente los horarios, que curiosamente HC Castellón con quién debíamos jugar a las 19:30 pasaba a jugar a las 10:00 y quedaba con la tarde libre, en la que casualmente tenía un partido de Liga Élite. Podríamos quejarnos de que nos encontramos jugando un partido en la pista 2, una pista de terrazo porque en el último cambio de horarios había partidos simultáneos. Podríamos quejarnos de algún arbitraje, no por parcial sino simplemente por mal arbitraje. 

Podríamos hacer todo eso pero lo que nunca podríamos hacer es echarle la culpa del resultado a todo eso, la culpa del resultado la debemos buscar en nosotros mismos, en nuestros errores, de muchos tipos. Llevamos tres sedes y en cada una de ella volvemos con tres puntos. Esa es una renta muy escasa y nos ha colocado en el último lugar de la clasificación. Y en la sede de Tres cantos rozamos el abismo.

El sábado jugamos dos partidos y no nos acabamos de encontrar. En el partido contra Castellón tiramos mas que ellos con bastante menos efectividad, nos faltó tensión en defensa y lo pagamos caro.. Ellos aprovecharon todas las superioridades y nosotros no. En el segundo partido tiramos menos y encajamos en la primera parte mas goles de los merecidos. Si todo el partido lo hubiésemos jugado como en la primera parte habríamos visto otro partido.

El domingo fue distinto. Por fin encontramos la tensión en defensa necesaria para evitar que el rival nos marcase y encontramos de nuevo el camino de la red. Un gol en el primer tiempo y dos goles en el segundo fueron suficientes para llevarnos el partido. Con un % peor de acierto en tiros a puerta nos llevamos el partido. La diferencia, los chicos creyeron en todo momento que podían ganar el partido. Y con ese convencimiento lo dieron todo en la pista.

Rozamos el abismo  pero en el último partido nos enganchamos de nuevo. Dependemos de nosotros. La forma de subir puestos en la clasificación es a través de sumar puntos, de ganar partidos. tenemos los mimbres para ello, ahora solo queda darlo todo en la pista. Jugamos contra nuestros rivales y contra nuestros propios errores, si ganamos a los errores será más fácil concentrarse en el rival.

Este próximo fin de semana volvemos a tener 3 partidos muy importantes, donde nos lo volvemos a jugar todo. Sábado y domingo en Aranda de Duero.


Crónica: Fernando Gómez. Fotos: Eduardo Casado.